04/07/19

Tendencia de los Residuos Eléctricos y Electrónicos.

Según el Global E-Waste Monitor 2017, en un año, se generan 44.7 millones de toneladas métricas de desechos electrónicos. Esto equivale a poco más de seis kilogramos para cada persona en el planeta. Solo Europa y los Estados Unidos contribuyen a casi la mitad del total de desechos electrónicos generados anualmente.

La mitad de todos los desechos electrónicos son dispositivos personales, como computadoras, pantallas, teléfonos inteligentes, tabletas y televisores, y el resto son electrodomésticos más grandes, así como equipos de calefacción y refrigeración.

De esta cantidad total, 40 millones de toneladas de desechos electrónicos se descartan en vertederos, se queman o se comercializan ilegalmente y se tratan de forma subnormal cada año.

Es difícil pronosticar los volúmenes de desechos electrónicos que se generarán, pero para 2021 se espera que el volumen total anual supere los 52 millones de toneladas.

Hay otras indicaciones de que habrá un crecimiento en el uso de dispositivos electrónicos y eléctricos. Por ejemplo, las previsiones sitúan la cantidad de dispositivos conectados a Internet entre 25 y 50 mil millones para 2020, lo que equivale a casi el triple de la cantidad de habitantes en el planeta hoy en día, todos estos dispositivos, al culminar su vida util, tendrán que disponerse adecuadamente.

La mayor parte del crecimiento proviene de las regiones emergentes, que se están uniendo cada vez más a la economía global conectada.

Para el año 2040, las emisiones de carbono de la producción y el uso de dispositivos electrónicos, incluidos dispositivos como PC, computadoras portátiles, monitores, teléfonos inteligentes y tabletas (y su producción) alcanzarán el 14% del total de emisiones. Esto es la mitad de lo que produce el sector del transporte global en la actualidad.

Para 2050, el volumen de desechos electrónicos, en el peor de los casos, podría alcanzar los 120 millones de toneladas anuales, según estimaciones de la Universidad de las Naciones Unidas en Viena. Según la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), para el 2060, el consumo mundial de materias primas se duplicará.