07/06/18

Los residuos eléctricos y electrónicos y su relación con los objetivos de desarrollo sostenible

El incremento de los niveles de desechos electrónicos, el tratamiento inadecuado e inseguro y la eliminación a través de la incineración o en rellenos sanitarios presentan un verdadero desafío para el medio ambiente y la salud humana.

En septiembre de 2015, las Naciones Unidas y todos los Estados miembros adoptaron la ambiciosa Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Esta nueva agenda identifica 17 Objetivos de Desarrollo sostenible Objetivos (ODS) y 169 metas para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos durante los próximos 15 años.

El incremento de los niveles de desechos electrónicos, el tratamiento inadecuado e inseguro y la eliminación a través de la incineración o en rellenos sanitarios presentan un verdadero desafío para el medio ambiente y la salud humana ya que cuando se manejan inadecuadamente estos liberan componentes peligrosos que podrían contaminar el aire, el agua y el suelo. Una mejor comprensión sobre los desechos electrónicos ayudará a abordar los objetivos relacionados con la protección del medio ambiente,  salud, el empleo y el crecimiento económico, ya que la gestión adecuada de los desechos electrónicos puede crear nuevos áreas de empleo e impulsar el espíritu empresarial.

El adecuado manejo de los residuos eléctricos y electrónicos esta estrechamente relacionados con el Objetivo 3 (Buena salud y Bienestar), Objetivo 6 (Agua limpia y saneamiento), objetivo 11 (Ciudades y comunidades sostenibles), objetivo 12 (consumo responsable y producción), objetivo 14 (Vida bajo el agua) y objetivo 8 (Trabajo decente y crecimiento económico).

La meta 3.9 se refiere a la reducción del número de muertes y enfermedades causadas por productos químicos peligrosos y por la contaminación del aire, agua y suelo.

La meta 6.1 busca lograr un acceso universal y equitativo al agua potable segura y asequible para todos, y la Meta 6.3 tiene como objetivo reducir la contaminación y minimizar la liberación de químicos y materiales peligrosos.

El Objetivo 8.3 tiene como objetivo promover políticas orientadas al desarrollo que de actividades productivas, creación de empleo decente, iniciativas empresariales, creatividad e innovación, y para fomentar la formalización y el crecimiento de micro, pequeñas y medianas empresas.

La meta 8.8 exige la protección de los derechos laborales y promueve entornos de trabajo seguros y protegidos para todos los trabajadores.

La meta 11.6 tiene como objetivo reducir el impacto ambiental en las ciudades, prestando especial atención a la calidad del aire. Dado que más de la mitad de la población mundial vive en las ciudades, la rápida urbanización requiere nuevas soluciones para hacer frente a los riesgos para la salud humana y el ambiente.

Del mismo modo, la meta 12.4 tiene como objetivo lograr el manejo ambientalmente racional de los productos químicos y todos los desechos durante todo el ciclo de vida, de acuerdo con los marcos internacionales acordados, y reducir significativamente su liberación al aire, al agua y al suelo con el fin de minimizar sus impactos adversos sobre la salud humana y la ambiente.

La meta 12.5 tiene como objetivo reducir sustancialmente la generación de desechos a través de la prevención, reducción, reparación, reciclaje, y reutilización. Cada vez más personas en el planeta consumen cada vez más producto, y es fundamental hacer que la producción y el consumo sean más sostenibles al elevar los niveles de conciencia de los productores y consumidores, específicamente en el área de equipos eléctricos y electrónicos.

La meta 14 se refiere a la contaminación marina y la protección del ecosistema marino (Metas 14.1 y 14.2).

La mayoría de los desechos electrónicos se generan en las ciudades y es particularmente importante para gestionar adecuadamente los desechos electrónicos en las zonas urbanas, mejorar las tasas de recolección y reciclaje, y reducir la cantidad de basura electrónica que termina en los vertederos. El avance hacia las ciudades inteligentes y el uso de las TIC para la gestión de residuos ofrece infinidad de nuevas oportunidades