04/09/18

Economía circular: Oportunidad para abordar la crisis de los residuos eléctricos y electrónicos en el país.

El dato: De un computador de escritorio, el porcentaje de material que puede recuperarse es un 84% entre hierro, cobre, aluminio, vidrio y plástico.

El Consejo Nacional de Política Económica y Social, CONPES, aprobó el pasado mes de julio, el documento No. 3934 que traza hasta el año 2030, y con financiación de más de 2 billones de pesos, la política pública de Crecimiento Verde para el país. Uno de los principales ejes de esta política es la Economía Circular, la cual promueve nuevas oportunidades económicas basadas en la riqueza del capital natural.

Pero, ¿en qué consiste la economía circular?

Es importante resaltar que en Colombia, el término de Economía Circular no es nuevo. Desde el sector ambiental se han venido expidiendo políticas, planes y normas, como, por ejemplo, la Política Nacional para la Gestión Integral de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (2016), la cual busca entre otras cosas, y articulando diferentes actores de la cadena de producción y consumo, ampliar la permanencia de los distintos componentes de los residuos dentro del ciclo productivo y económico.

Edgar Erazo, director ejecutivo de la Corporación EcoCómputo, nos explica como gracias a esta política el sistema de recolección selectiva y gestión ambiental de residuos de computadores y/o periféricos, es un ejemplo claro de economía circular. “el sistema busca recuperar de los residuos electrónicos, los elementos que nuevamente puedan ingresar al ciclo económico, como: el hierro, aluminio, cobre, vidrio, plástico, entre otros materiales. En el proceso de reciclaje se extraen estas fracciones, las cuales se convierten en materia prima para la creación de nuevos productos.

Pero, ¿Por qué es importante la economía circular para el país? “Es necesario superar el modelo económico ineficiente de tomar-hacer-disponer; y adoptar el sistema de economía circular donde no existe el desperdicio…”, declara Erazo.

Durante el 2016, en Colombia, la generación de los residuos eléctricos y electrónicos estuvo cerca de las 275.000 toneladas en el país, según cifras de la Universidad de las Naciones Unidas (UNU). Así que, cerrar el ciclo de los materiales implica la reducción en la necesidad de nuevas materias primas, eliminación de desechos, ahorro de energía, generación de empleos y oportunidades comerciales.

Colombia tiene el reto de incorporar los recursos provenientes del reciclaje tecnológico en procesos de minería, siderurgia y metalurgia, como materia prima sus procesos productivos, como soporte para el desarrollo industrial en una forma más consolidada.