27/05/20

Colombia forma parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde)

Colombia se convirtió oficialmente en el miembro número 37 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), luego de siete años del proceso de adhesión.

El ingreso de Colombia a la OCDE influirá en el futuro de algunas políticas públicas del país, gracias a compromisos y cambios normativos efectuados en su proceso de admisión; entre las recomendaciones de esta organización al país se destacan:

  • Someter los principales programas y proyectos a evaluaciones ambientales estratégicas.

  • Consolidar y hacer más efectivas las leyes y disposiciones ambientales, con el fin de alinearlas a las buenas prácticas internacionales.

  • Expandir las áreas protegidas para integrar los ecosistemas que están más amenazados, como los páramos.

  • Reforzar las disposiciones que regulan la minería ilegal y de pequeña escala, reconociendo la importancia de la minería artesanal como medio de subsistencia.

  • Exigir licencias ambientales para la exploración minera y garantizar que la biodiversidad se integre eficazmente en la evaluación de impacto ambiental estratégica y su licenciamiento.

Tres grandes desafíos en los que Colombia debe centrar sus esfuerzos

Según Diana Uribe, Gerente de Sostenibilidad y Cambio Climático de EY, Colombia tiene aún grandes desafíos en los que debe trabajar como:

  1. Detener la deforestación y hacer de los bosques un producto más rentable. Se deberá potencializar la rentabilidad de los bosques mediante iniciativas de Mecanismos de Desarrollo Limpio – MDL o Manejo Forestal Comunitario – MFC en las pequeñas poblaciones, sobretodo de la amazonia.

  2. Manejar sosteniblemente las zonas de protección. Colombia cuenta con 37 paramos delimitados y 43 millones de hectáreas de áreas protegidas bajo alguna figura de conservación que equivalen al 20.5% del territorio nacional. “Se espera que no se retroceda en la conservación de estos espacios en los próximos años y que se promueva la participación pública, de campesinos, comunidades indígenas, etc. 

  3. Descontaminar fuentes hídricas. La protección de los páramos permitirá descontaminar los principales ríos y cuerpos de agua de Colombia antes de que desemboquen en el océano. “Ejemplos de fuentes que requieren intervención son el rio Bogotá, el rio Chicamocha y el rio Medellín, en zonas puntuales donde la carga contaminante es demasiado alta”, añadió Diana Uribe.

Según el índice de representación ambiental EPI, que recoge información relacionada con la salud medioambiental y la vitalidad ecosistemica de los países, Colombia se ubica en el segundo lugar a nivel latinoamericano, superado únicamente por Costa Rica. A nivel mundial, el país ocupa el puesto 42 a nivel mundial de 180 países analizados.

Hasta el momento, Colombia obtiene resultados positivos tales como el logro de una política nacional para la gestión de los residuos sólidos y otra para el manejo del riesgo, coligado a la utilización de productos químicos, así como la generación de lineamientos normativos para la delimitación de páramos y para la gestión del cambio climático. Esto además, ha generado un gran avance en materia de negocios verdes y en la reducción de contaminantes y residuos de larga degradación, como el plástico. Sin embargo, el camino que nos queda por recorrer es amplio y exigente con miras a adoptar las mejores prácticas que propendan por la sostenibilidad del entorno ambiental, social y económico del país.

Tomado de: https://eycolombia.ey.com/2018/09/18/cuales-son-los-desafios-para-colombia-en-la-ocde-en-materia-ambiental/