26/03/20

Aruba: Adopción y aplicación de los principios de la Economía Circular Sostenible.

En estos días, mientras comenzamos a experimentar la primera ola de impactos socioeconómicos y de salud del COVID – 19 en el continente americano, las islas de la región se encuentran entre las más vulnerables. Las economías tienen que tomar medidas drásticas para proteger la salud de los ciudadanos de la isla y, a sabiendas, desencadenar un estancamiento económico significativo.

Desde el 21 de marzo, las islas están completamente cerradas. Varios hoteles han cerrado puertas y las actividades relacionadas con el turismo se han reducido a casi cero. El virus no solo tiene un impacto significativo en la salud, sino también en el bienestar socioeconómico de la comunidad isleña, ya que el turismo es el principal pilar económico de la isla.

Esta crisis toca la raíz del modelo económico lineal no sostenible de "importación-uso-desperdicio" que se basa principalmente en la premisa de una expansión continua e ilimitada del sector turístico que requiere continuamente más infraestructura construida, recuperación de tierras y uso de recursos naturales.

Las economías pequeñas, aisladas y altamente dependientes, como la economía de Aruba, han entrado en una nueva realidad, donde tendrán que configurar su modelo macroeconómico para convertirse en una economía a prueba del futuro.

Una tendencia que se espera en esta nueva realidad global es que la mayoría de las naciones utilizarán esta crisis mundial de pandemia como un medio para aprender y comprender la interdependencia y vulnerabilidad de sus economías a tales choques externos y apuntarán a priorizar abordar las debilidades y necesidades clave para garantizar su capacidad de proteger y satisfacer las necesidades de sus ciudadanos.

¿Por qué una economía circular sostenible?

En tiempos de crisis, las personas experimentan de primera mano cuán vulnerable es nuestra sociedad humana y nuestra economía moderna, cuán interdependientes somos en una economía lineal global y esa globalización no ofrece la solución a la situación.

La Economía Circular Sostenible representa un paradigma alternativo al actual modelo económico global lineal, basado en los procesos cíclicos simultáneos en los que los materiales y productos químicos se usan, transforman e intercambian de manera segura sin generar desperdicio o contaminación.

Este modelo sirve como una nueva dirección para nosotros como seres humanos para reconfigurar nuestra economía y sociedad, y reevaluar los materiales y productos químicos que utilizamos, los procesos que aplicamos para la extracción de recursos para la satisfacción de nuestras necesidades y prosperar en la tierra con la intención de no contaminar el entorno y dañarlo en el proceso.

La planificación de una economía circular sostenible requiere una acción decisiva y la participación e inclusión adecuadas de los interesados, especialmente durante o después de una crisis.

Existe la necesidad de construir sobre la sinergia potencial entre al menos (1) el Ministerio de Educación, Ciencia y Desarrollo Sostenible; (2) el Ministerio de Economía, Finanzas y Cultura; (3) el Ministerio de Asuntos Generales, Energía e Innovación; y (4) el Ministerio de Infraestructura y Medio Ambiente, para crear una adecuada gobernanza del sector público sobre el tema de la economía circular.

Después de invertir en educar a los tomadores de decisiones clave sobre el valor y la relevancia de la Economía Circular Sostenible, se recomienda realizar una evaluación técnica y de múltiples partes interesadas en profundidad, alcance de las intervenciones necesarias, su tiempo y duración, y los recursos necesarios para llevarlas a cabo, construyendo así una hoja de ruta detallada y un plan de acción que todos llevan a cabo.

Para concluir, para que Aruba esté preparada para el futuro, se debe centrar en las necesidades básicas críticas, como proporcionar agua potable limpia, energía confiable y renovable, alimentos saludables y orgánicos, y esperanza y perspectiva, para hacer que la economía de la isla sea más resistente a choques externos. Y la Economía Circular Sostenible sirve como un marco adecuado para la toma de decisiones estratégicas para este fin.