26/02/18

Antioquia logró 300 toneladas en recolección de residuos electrónicos

“En total fueron 2.616 toneladas de residuos electricos las que se recolectaron en Colombia en 2017.”

En los últimos 60 años, la innovación tecnológica ha recibido un impulso que ha llevado a un avance sin precedentes en los modelos para el acceso a muchos de los nuevos procesos de interconexión y comunicación global. Estos nuevos avances han posibilitado que las tecnologías que en principio tenían un alto costo en producción, distribución, y que estaban orientadas a un público determinado, sean hoy baratas, sencillas y fácilmente utilizables en la vida cotidiana.

Este constante y rápido desarrollo tecnológico, sumado a la nueva dinámica del mercado, ha generado un permanente recambio de los artefactos eléctricos y electrónicos que se consumen de manera doméstica. Las nuevas funcionalidades y modelos de los aparatos; la mayor accesibilidad por la disminución de los costos y la oferta constante de “la novedad”, hacen que estos productos se tornen obsoletos con mayor rapidez.

Debido a esto, la otra cara de este boom de consumo masivo de aparatos eléctricos y electrónicos es la explosión en la generación de basura electrónica, la que contiene sustancias químicas tóxicas y metales pesados y, al mismo tiempo, materiales valiosos como oro, plata, platino o cobre.

La preocupación por la basura electrónica crece día a día en el planeta entero y Colombia no es indiferente, pues según un estudio realizado por el Instituto para el estudio avanzado de la sostenibilidad de la Universidad de las Naciones Unidas, en 2016 el país generó aproximadamente 275.000 toneladas de estos residuos.

Ante esta problemática existen empresas que buscan darle buen uso a los aparatos tecnológicos que son desechados ya sea porque su vida útil terminó o porque son reemplazados por las nuevas tecnologías. Es el caso de Ecocomputo empresa pionera en la gestión integral de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (Raee), especialmente computadores y/o periféricos, resolviendo la problemática de la basura electrónica que era desechada en calles, parques bosques y ríos.

Ecocomputo busca generar conciencia ambiental y un cambio de actitud en los colombianos. Édgar Erazo, director ejecutivo de la Corporación, afirma que el objetivo de la empresa es "abrir espacios de gestión que permitan a personas y empresas hacer un manejo adecuado de sus residuos tecnológicos y contribuir así a la sosteniblidad del planeta"

Es que la preocupación pasa por la cantidad de basura electrónica que cada día es arrojada a las calles, pero además por el mal uso que se le da a estos residuos. Según el informe publicado en 2017 por el Instituto para el estudio avanzado de la sostenibilidad de la Universidad de las Naciones Unidas, la cantidad producida en 2016 de residuos eléctricos y electrónicos fue de 44.7 millones de toneladas en todo el planeta, cifra que aumentó a 46 millones en 2017 y de la que se espera continúe creciendo en 2018, llegando a más de 49 millones de toneladas. Sin embargo, del total producido en 2016, solo 8,9 millones de toneladas (20% del total generado) se reportaron como gestionadas formalmente por Sistemas de Recolección y Gestión de estos residuos.

“La basura electrónica es uno de los desechos más contaminantes y generan riesgo para la salud de las personas y el ambiente, ya que contiene sustancias como mercurio, plomo, cadmio, entre otros, que si se manipulan sin los cuidados necesarios pueden producir daños a mediano y largo plazo”, explicó el director ejecutivo de la Corporación EcoCómputo.

La normatividad ha clasificado los residuos en tres líneas, según lo explica el director "se divide en línea blanca, que incluye las neveras, congeladores, lavaplatos, lavadoras, hornos y cocinas; la línea marrón, que incluye televisores, videos y equipos de música; y finalmente la línea gris, que hace referencia computadores, celulares, impresoras y fax".  

De igual manera, en el proceso de manejo de los residuos de una forma ambientalmente segura para el planeta, las empresas están trabajando de la mano con las administraciones municipales y departamentales, con el fin de recolectar la mayor cantidad de residuos eléctronicos. En Medellín, el gran aliado es la empresa Emvarias, que cuenta con los procesos establecidos para darle manejo a estos residuos. 

De acuerdo con la Ley, Erazo explica que las grandes superficies, distribuidores, tiendas especializadas e importadores directos están obligados a prevenir el potencial daño causado por el mal manejo de estos residuos, habilitando espacios de recolección en sus áreas, dando información a sus clientes sobre cómo reciclar o diseñando estrategias para la devolución y recolección y entregando la basura electrónica a los especialistas.

Tomado de: ElMundo.com